Beneficios de la natación

Son múltiples los beneficios de la natación, desde físicos a psicológicos. Hay que añadir a todo ello, los beneficios para la salud mental que produce. Por otra parte, la natación aporta todos los beneficios de todos los deportes

En el ámbito de la natación de alto rendimiento, se agregan otros beneficios. Pero los beneficios de nadar no son sólo físicos, también son psicológicos. Si además, nos bañamos en el mar, los beneficios son mayores.

La natación es un deporte de lo más variado y podemos disfrutar de sus beneficios en todas sus diferentes modalidades y teniendo cualquier edad, desde los más pequeños hasta personas mayores. Por ser un deporte acuático la natación ofrece los mismos beneficios musculares que trotar pero ofrece menor impacto en las articulaciones. Entre los principales beneficios de la natación para la mujer destaca la capacidad de este deporte para fortalecer los músculos que se encargan de llenar y vaciar de aire los pulmones.

Entre otros beneficios, con la natación se alivian las tensiones musculares y se reequilibra el ritmo biológico y mental. Por ser un deporte acuático la natación ofrece los mismos beneficios musculares que trotar pero ofrece menor impacto en las articulaciones, reduciendo riesgo a múltiples lesiones.

natacion

Otra de las grandes ventajas de la natación es lo beneficiosa que es para los problemas de espalda. gracias al alivio de tensión, además de los beneficios comunes de la natación pasan desde el aumento de la resistencia cardiorrespiratoria hasta la rebaja de la frecuencia cardiaca y la consecuente estimulación de la circulación sanguínea, gracias ser un trabajo aeróbico excelente en el que ejercitamos prácticamente todos los músculos del cuerpo

La natación es un excelente ejercicio, físico y mental. La natación brinda unas posibilidades de movimiento que no se tienen en tierra firme, por lo que ofrece una serie de beneficios a nivel orgánico, intelectual, afectivo y social. Los beneficios más comunes si practicamos la natación a un ritmo constate y durante algo más de veinte minutos ininterrumpidamente son la estimulación del metabolismo, la quema de grasa y la mejora del estado de forma general, ya que es un ejercicio aeróbico excelente y desarrolla una gran resistencia cardiopulmonar.

La natación aumenta tu masa muscular y la tonifica; alarga tus músculos y mejora tu silueta. En definitiva, teniendo en cuenta las consideraciones anteriores, si no existe contraindicación médica y la piscina es adecuada, los beneficios de la matronatación natación con bebés son numerosos, principalmente, y dejando de lado futuros logros deportivos, simplemente disfrutan tanto los pequeños y como los padres cuando se animan a compartir estos momentos maravillosos. Cada vez más, los jóvenes y los adultos también hacen natación, debido a sus ventajas sobre otros deportes.

Beneficios de la meditacion

Los beneficios de la meditación son inconmensurables y reales, pero lo primero que tienes que saber es que para eso se requiere perseverancia.

N es necesario ser un experto en meditación para disfrutar de los beneficios que esta te puede ofrecer. Con esto podemos darnos cuenta de que no se necesita ser un experto para comenzar a experimentar los beneficios de la meditación.

Varios estudios muestran los beneficios de la conciencia plena en el tratamiento de la ansiedad y la depresión. Uno de los beneficios inmediatos de la meditación es la serenidad y el bienestar que se siente.

Cientos de estudios sugieren que la meditación no sólo disminuyen los niveles de estrés, sino que también tiene beneficios demostrados y vistos para nuestra salud como la mejora del sistema inmunológico, reducir la inflamación y la disminuir del dolores. Los beneficios de la práctica de Meditación Trascendental se pueden observar por medio de herramientas científicas modernas. Los dos principales beneficios de meditar son que evita el estrés y libera la tensión acumulada.

meditacion

Además, no es necesario hacer una vida de asceta largos periodos de aislamiento para obtener los beneficios de la meditación. H más de 500 estudios publicados sobre esta práctica y en casi todos se observan beneficios no solo para calmar la ansiedad sino para la depresión, el trastorno bipolar y el cáncer.

Cada vez más médicos promueven los beneficios de la meditación, para curar muchas enfermedades relacionadas con el estrés. Te mostramos 6 beneficios de la meditación que han sido probados científicamente.

El estado de paz mental y relajación, beneficios cerebrales de la meditación, nos liberaría del sufrimiento y nos conduciría a la felicidad. Sin embargo, en occidente, cada vez son más las personas que siguen esta porque conocen los beneficios cerebrales de la meditación. Dedica unos momentos a ti mismo, ya sé que tienes mil cosas que hacer a diario, pero párate, respira profundo y piensa en los beneficios que te puede traer el empezar a meditar en tu vida. ¿A cuántas personas se lo has escuchado?

Gracias a que la meditación es una práctica gratuita y sin efectos secundarios ni contradicciones, además de ser apto para todas las edades, sus beneficios la convierten en una efectiva herramienta de curación para muchos problemas sociales y sanitarios.

Y recuerda que para poder sentir los beneficios de esta práctica que ha funcionando a funcionado para millones de personas como nosotros desde hace miles de años, es necesario realizar la meditación de forma regular, diariamente, aunque sea unos pocos minutos.

Leches vegetales VS leche animal

El ser humano es la única especie que, después de adulto, sigue tomando leche. Y no sólo eso, sino que toma leche de otras especies (vaca, oveja, búfala, cabra, etc.). Tradicionalmente se ha enfatizado la importancia del consumo de leche por sus aportes proteicos y calcio, necesarios para el crecimiento en los niños, y en la adultez y vejez, para la prevención de la osteoporosis.

Sin embargo, el sentido común indica que no siempre tomar leche es lo más adecuado. La leche de vaca, por ejemplo, contiene una gran cantidad de caseína, una proteína insoluble para la que nuestro estómago no está preparado. De hecho, la concentración de caseínas presentes en la leche humana es mucho menor de las que tienen los otros tipos de leche animal. Un dato que sugiere que no debemos ingerir caseínas del tipo insoluble. También son más lentas de digerir, por lo que son utilizadas para elaborar suplementos proteicos deportivos.

Las leches vegetales, por su parte, tienen la ventaja de contar con un contenido importante de proteínas pero un índice muy bajo en grasas. Los valores proteicos de la leche de soya con respecto a la de vaca son similares: 7% de proteínas en la soya contra 8% en la de vaca. Pero los niveles de grasa, carbohidratos, colesterol, sodio, calorías, etc., son muy desfavorables en la leche vacuna. Los índices de vitaminas A y D son más importantes en la leche de vaca, así como los de calcio, pero en conjunto tomar leche animal produce más daño que bien.

Si nos gusta mucho la leche animal podemos producir yogur con ella, ya que es la forma más idónea de consumir leche. Nuestra flora intestinal lo agradecerá.

Pero en general, no es conveniente consumir este tipo de alimentos. Podemos optar en cambio por la leche de almendras, o la de soya, que es la más conocida, o la de coco. Para el aporte de calcio, la fuente más importante la constituye el ajonjolí (o sésamo), y se puede hacer leche de ajonjolí, sencillamente licuando las semillas con agua y miel. Las bebidas vegetales se digieren mejor y más fácilmente.

Muévete. ¡Es sano!

Nuestro cuerpo está diseñado para el movimiento. Desde que nacemos, el tejido muscular y óseo están estrechamente ligados, formando un escudo protector. Los músculos protegen y sostienen al esqueleto, de allí que debamos fortalecerlos. Músculos fuertes significan huesos fuertes.

Pero no siempre es así. Los malos hábitos de los gimnasios nos enseñan a aislar los movimientos, a través de las máquinas. Lo ideal es realizar ejercicios que abarquen rangos completos, y no ejercitar músculos focalizados que no reflejan los movimientos reales. Hechos así, es muy fácil lesionarse, sin siquiera darnos cuenta.

andar es saludable

La vida moderna tiene muchas cosas buenas (la tecnología, los avances médicos, leyes…) pero también cosas malas, o muy  malas. Entre ellas, la alimentación y la inactividad son las peores para la salud. Cada vez más nos movemos menos. Las exigencias modernas tienen que ver con otros temas: economía, política, educación; pero la salud, si bien es un tema tan delicado y tan importante, siempre se queda corta.

Desde pequeños se nos acostumbra a sentarnos pasivamente, en las aulas de clase. La educación física casi nunca ejerce suficiente atracción en los niños, así que no se mueven mucho. Y si corremos la línea del tiempo un poco más, la universidad no es distinta y el trabajo tampoco: sentarnos, y que pase el tiempo.

Afortunadamente hay algunas iniciativas (pocas) en donde se promueve el ejercicio y las actividades al aire libre. Ciertas empresas fomentan en sus empleados la práctica de deportes a través de competencias, o incluso cuentan con gimnasios donde pueden entrenar.

Sin embargo, esta necesidad humana de movimiento no se comprende en su totalidad. Parece que la gente, con el menor esfuerzo, está más contenta, sin percatarse de que eso trae consecuencias para el cuerpo: poca flexibilidad, articulaciones débiles, resistencia escasa o nula, músculos flácidos y sobrepeso.

Movernos nos da salud, longevidad y calidad de vida.

Las exigencias modernas generan estrés, enfermedades, ansiedad, preocupaciones, alejándonos más y más de los parámetros más saludables.

Estar al aire libre, moverse con libertad, respirar aire puro son lujos que todos deberíamos procurarnos, pero no siempre es posible.

Sin embargo, sí es posible poder dar una caminata corta, de 30 minutos, a un paso cómodo (ni muy rápido ni muy lento), y con sólo eso será suficiente para mantener nuestro corazón mucho más sano. Y si queremos perder peso, aumentar el ritmo y 15 minutos está bien.

Es importante entender la importancia del ejercicio. El ejercicio libera endorfinas que nos hacen sentir mejor. Empezamos a tomar perspectiva con respecto a nuestros problemas y podemos comenzar a ver soluciones allí donde sólo veíamos conflictos. Sentirse bien trae salud. Bailemos, nademos, corramos, movamos el cuerpo, eso nos dará más calidad de vida en nuestros años de vejez, y ejercitará las articulaciones y los músculos dándoles mayor flexibilidad, reduciendo al mismo tiempo los riesgos de enfermedades como la artritis, la artrosis y las que tienen que ver con el desgaste óseo.

el Yoga y la salud

Hoy en día, en todo el mundo occidental se ha implantado la práctica del yoga. Esta ciencia terapéutica de la India ha aportado al ser humano un gran bienestar físico, mental y emocional.

En Occidente, el yoga ha evolucionado desde sus lejanos orígenes hindúes para adaptarse y satisfacer las necesidades humanas de este lado del mundo. Hay investigaciones médicas que se han dedicado a estudiar los beneficios de esta práctica sobre el cuerpo y sus maravillosos efectos sobre el organismo.

Qué es el yoga

El yoga es una filosofía práctica de vida, en la que se establece un compromiso del cuerpo, la mente y el espíritu para buscar las propias fuentes de armonía, salud y felicidad. A través de la práctica del yoga se accede a un nivel de conciencia superior, y todas sus posturas, o asanas, buscan un objetivo final: la meditación y el encuentro con la divinidad, o verdad, o conciencia universal.

Para los hindúes, el yoga es una ciencia para vivir una vida saludable, llena de significado y con propósito.La palabra “yoga” viene del sánscrito “yuj” que significa “unión” o “unirse”. Así, pues, el yoga es la unión de nuestro microcosmos con el macrocosmos al que pertenecemos.

El yoga busca el equilibrio entre el cuerpo, la mente y el espíritu, pero no es una religión ni una mera práctica gimnástica; busca el conocimiento intelectual, el control respiratorio y energético, prácticas de concentración y meditación, y la acción consciente como herramienta de autorrealización.

El objetivo yóguico es la vinculación del ser humano (la finitud) con la conciencia cósmica, o Dios, o Verdad, o Luz, o Última Realidad (la infinitud).

Pero para acceder a esta unión, debemos preparar el cuerpo, la mente y el espíritu para que formen un todo armonioso en donde el espíritu y la materia se fundan.

Tipos de yoga

El yoga está formado por siete ramas: el Bhakti yoga (devocional), el Jñana yoga (del conocimiento), el Karma yoga (de la acción desinteresada), el Mantra yoga (de los sonidos), el Hatha yoga (del bienestar físico), el Raja yoga (yoga real) y el Purna yoga (yoga integral).

El hatha yoga, que es una de las ramas del yoga llamada yoga del bienestar físico, se enfoca más en esta parte: muchas personas que lo practican previenen enfermedades y, en general, son más longevas. Por ello, en Occidente ha tenido en los últimos años una gran difusión y expansión al constatar los innumerables beneficios para la salud.

Beneficios del yoga

Entre estos beneficios, los practicantes están llenos de vida, se sienten más jóvenes, duermen mejor, manejan de forma asertiva los niveles de estrés, hacen desaparecer dolencias crónicas como dolores de espalda, de cuello, de cabeza, intestinales o problemas de estreñimiento.

A partir de las asanas y la respiración yóguica, el hatha yoga logra restablecer el equilibrio dinámico de las funciones físicas. Las asanas son posturas o posiciones con propiedades curativas y preventivas, que influyen en el sistema endocrino; y la respiración acompaña la práctica de las asanas para proveer de oxígeno a todas las células a través de la sangre. Es lo que se llama Prana, fuerza de la vida.

Las posturas (asanas) junto a la respiración yóguica pueden solucionar ciertas formas de hipertensión arterial o arritmias cardíacas, mejoran definitivamente la capacidad pulmonar promoviendo una mejor irrigación cerebral, trata la fatiga crónica, el asma y otras muchas dolencias.

Más beneficios del yoga

Otros beneficios, tenemos que la calidad de vida mejora ostensiblemente, porque somos más conscientes de la respiración; revalorizamos el cuerpo, ya que es nuestra  única herramienta para concretar nuestra misión en la vida (las asanas sirven para cuidarlo, mantenerlo joven, sano y fuerte); y disfrutamos de un mayor equilibrio emocional, paz y claridad mental, ya que las prácticas de concentración, relajación y meditación nos proporcionan evolución mental y espiritual.

 

 

Técnicas y procedimientos para poder llevar el camino de tu vida de la mejor manera posible